Llámenos

+34 928 073 475 o al +34 670 062 776

Cómo tener la piel libre de impurezas y luminosa

Si deseas que la piel de tu rostro luzca tersa y radiante, los pasos que has de dar son muy sencillos. Además, en Clínicas Aesthetic te ayudamos a conseguirlo… 😉

Los tratamientos de estética avanzada potencian la salud y la juventud de la piel de tu rostro. Técnicas como la radiofrecuencia o la microdermoabrasión con punta de diamante son sencillamente geniales y con ellas conseguimos resultados espectaculares con las pequeñas arrugas, líneas de expresión, flacidez o manchas solares.

Sin embargo, mantener tu piel bonita no sólo depende de los tratamientos que realizamos en nuestra clínica de Telde. Los cuidados del día a día son una de las claves para mantener la piel siempre en buen estado e incluso para que los tratamientos que realiza nuestro equipo tengan unos resultados más potentes y duraderos. Por todo ello, nos gustaría compartir contigo algunas prácticas efectivas con las que conseguirás mantener tu piel libre de impurezas…

Es muy, muy importante que el rostro esté limpio antes de irte a la cama, tanto si te maquillas como si no lo haces habitualmente. Gracias a limpiar tu piel permitirás a tu piel que respire, evitarás la aparición de puntos negros y poros abiertos, y también conseguirás que tu piel se nutra mejor. Recuerda que incluso que no usas maquillaje con regularidad, limpiar tu piel es imprescindible, puesto que la contaminación y el sudor la deterioran, le restan años de juventud y le dan un aspecto apagado.

Y aquí van las “buenas prácticas”:
– Lava la cara por la mañana y por la noche con un jabón que se ajuste a tu tipo de piel o bien con una leche limpiadora, sin olvidarte del cuello.
– Retira el maquillaje de los ojos con un desmaquillante específico.
– Limpia el rostro con un algodón impregnado en agua micelar, que resulta especialmente útil en pieles mixtas, grasas y sensibles. La idea es aplicarlo en pequeños toques y no arrastrando. También puede utilizarse para los ojos si el maquillaje no es resistente al agua.
– Si tienes que secarte el rostro con una toalla por el producto que utilizas, no lo hagas frotando, sino con pequeños toques.
– La hidratación después de la higiene es fundamental: utiliza una buena crema y cosméticos específicos para el contorno de ojos y rostro o para el cuello. Se aplican empezando por el más ligero  (normalmente el contorno de ojos) y terminando por el más denso.
– Recurre a un producto exfoliante una vez por semana, especialmente si tienes una piel madura, y aplica una mascarilla hidratante para terminar.

Estas son algunas recomendaciones generales. Sin embargo, lo ideal es que adaptes esta rutina a las necesidades y características específicas de tu piel. Por ello, te invitamos a que en tu próxima visita a nuestra clínica nos solicites una valoración y encantadas te facilitaremos el protocolo ideal para ti y los tratamientos que harán que tu piel irradie frescura y juventud.